Asilah, la luz al norte de Marruecos

La ciudad de Asilah está situada en la costa Atlántica a 50 kilómetros de Tánger y a 100 kilómetros de Ceuta. Está en una llanura junto a una colina que bordea el mar.

Es una ciudad turística, muy cuidada y limpia, con gente amable y hospitalaria y es el mejor lugar de Marruecos donde degustar el mejor pescado y marisco de su litoral. Está llena de luz, con amplias playas de arena fina y una variada oferta de ocio.

Interés turístico

Es uno de los principales destinos turísticos estivales de Marruecos. En los meses de verano, su población se multiplica, no sólo con turistas extranjeros sino también con marroquíes.

Como la mayoría de las ciudades de Marruecos, Asilah está formada por una Medina y un parte nueva. La Medina es pequeña y limpia, y cuenta con pinturas murales de artistas africanos. Es considerada la Medina más bonita del país.

Tiene un animado ambiente nocturno y una sencilla oferta hotelera, enfocada al turismo de verano, con hoteles coquetos y llenos de encanto.

Asilah acoge además, un Festival de Arte todos los meses de Agosto en el que cubren sus paredes en murales impresionantes. Puedes pasar un día entero paseando por la Medina admirando estas hermosas pinturas.

Visitar su Medina

Está rodeada de altas murallas construidas por los portugueses, en el siglo XV, durante su ocupación. Tienen varias puertas. Las más importantes son: Bab Homar o Puerta Tierra, abierta bajo una torre, decorada con el escudo de armas del Rey de Portugal, en una zona muy animada con un mercado y numerosos restaurantes; la Puerta del Mar, junto al la torre cuadrada portuguesa que domina la ciudad y el mar; y la Puerta Bab Kasba, en la zona norte, rodeada por jardines y frente al cementerio musulmán.

Pasea por la calle Alcazaba o Kasbah, donde se encuentra la mezquita Kebir, con un alto alminar octogonal y el Centro Hasan II de encuentros internacionales, construido sobre un antiguo acuartelamiento, que alberga exposiciones culturales de todo tipo.

Otro lugar de interés dentro de la Medina es la Plaza de Sidi Ali Ben Hamdush, con una pequeña mezquita, que en la época portuguesa era usada como templo católico, y que está dominada por la Torre Menagen o Portuguesa, que es el símbolo de la ciudad.

No dejes de visitar el cementerio musulmán, que está junto al mar, y tiene tumbas de cerámica multicolor. Allí está el Mausoleo de Sidi Ahmed  El Mansur, Saadi que reconquistó la ciudad tras la batalla de los tres reyes.

Si quieres tener las mejores vistas, por encima del cementerio, se encuentra el mirador de Asilah, donde contemplarás unas inmejorables puestas de sol con el mar como escenario.

Sus playas

Las playas de Asilah son uno de sus principales atractivos turísticos. Son amplias playas de arena fina y blanca, perfectas para dar un paseo y disfrutar de deportes acuáticos. Se sitúan al norte de la ciudad y se extiende durante varios kilómetros.

Son muy frecuentadas por los amantes de surf, debido a su orientación y oleaje. Y muchos van para disfrutar las mejores puestas de sol.

Playa de Brief

playa desierta y con fuerte oleaje situada a 10 kilómetros de la ciudad

Playa de la Cuevas

al sur, tras la urbanización Asilah Marina Golf, está la Playa de la Cuevas o de la Paloma, que es amplia y con zonas de empinados acantilados y cuevas. Está bien protegida de los vientos y es una de las más visitadas en verano por su belleza salvaje.

Playa de Sidi Mghait

más al sur se encuentra la Playa de Sidi Mghait o del Santo, que es muy amplia y tranquila.

De compras por Asilah

La mayoría de tiendas de souvenirs y de artesanía se concentran en la Medina. Hay de todo: babuchas o zapatillas, bolsos, joyas, cerámica, textiles, alfombras, muebles pintados a mano, telas, objetos de madera tallada, lámparas de latón, productos de herbolario y hasta instrumentos musicales.

Los vendedores suelen ser muy agradables y relajados, y los precios de partida son razonables, sobre todo porque se espera algún regateo. Es mejor llevar el dinero en efectivo y en la moneda local, el dírham, ya que no suelen tener pago con tarjeta y no en todos los establecimientos se admiten euros. Lo mejor es llevar dírhams cambiados con antelación. Recomendamos cambiar en los hoteles, en el puerto o en alguna sucursal bancaria.

Comprar en Asilah es mucho más relajado que en otras ciudades como Tánger, porque hay menos bullicio y puedes encontrar buenos precios.