Rabat, la capital de Marruecos

Rabat es la capital de Marruecos y ciudad imperial, donde se mezcla el pasado y la modernidad de manera armoniosa. Es ciudad administrativa y funcionarial y sede de las embajadas de países extranjeros.

Está situada en la costa Atlántica, en la desembocadura del río Bu Regred. En la otra orilla de este río se halla la ciudad de Sale, que es considerada como un barrio residencial de la capital. Ambas ciudades forman una metrópolis de más de 1.500.000 de habitantes, que está en constante crecimiento. Tanto Rabat como Sale son ciudades monumentales e históricas.

Orígenes y actualidad

Fue fundada en el siglo XII, como base para luchar contra los españoles. Y en el siglo XVII se convirtió en el bastión para los musulmanes expulsados de España.

En 1912, el mariscal Lyautey eligió Rabat como capital del Protectorado Francés de Marruecos por su situación geográfica. Y en 1956, tras la independencia de Marruecos, la ciudad se convirtió en la capital del país.

Rabat es una ciudad con una intensa vida cultural con diversos museos, festivales y el famoso Moussem de Sidi Abdallah ibn Hassoun.

Es además una capital administrativa, moderna e importante destino de turismo de negocios y empresarios. Se añade el atractivo de ser una ciudad costera con buenas playas en sus alrededores y preparada para los deportes náuticos, el golf y la equitación.

Llegar a Rabat

Rabat está bien comunicado por tren con conexiones frecuentes a las ciudades principales. Marrakech está a 4 horas en tren, Fez a 2 horas y media  y Casablanca a 1 hora. Hay dos estaciones de Gare Rabat Ville y Agdal. Tiene un tranvía y una parada de taxis justo al lado de la estación de tren de la ciudad.

Además está el Aeropuerto Internacional de Rabat que está en la cercana ciudad de Salé. Es un aeropuerto pequeño y aún no tiene muchas conexiones, pero se van a ampliar para aliviar el tráfico de Fez, Marrakech y Casablanca.

Qué ver en Rabat

Rabat es una ciudad bien urbanizada, agradable de pasear, con un clima benigno, de tradición imperial y turística. Está dotada, además, de una buena oferta hotelera.

La Medina

La Medina de Rabat está situada junto al mar, es amplia, limpia y con gente amable. Está rodeada de murallas construidas por los Andalusíes expulsados de España en el siglo XVII, con seis puertas, siendo las más destacadas la de Bab Bouiba, que da acceso a la calle Suiqa y el Mausoleo de Sidi Mohamed el Aidi. Bab Chellah, que es la más cercana al centro, zona de parada de taxis y acceso a la Jemaa Kebir

La calle principal es la calle Suiqa, un lugar lleno de tiendas de artesanía y donde se encuentra la mezquita de Muley Sliman XIX y la Jemaa Kebir, la gran mezquita.

Pasea por la Calle de los Cónsules, cubierta de una artística montera, donde se situaban las antiguas casas de los representantes. Hoy día está lleno de vendedores de alfombras exóticas.

Junto a la Medina está la Alcazaba de los Oudayas, con una imponente puerta de entrada y un interior lleno de calles estrechas, casas de color blanco y añil y un jardín andaluz con la conocida como fuente de la fortuna. Además, es el hogar del Museo de Artes Marroquíes.

La Explanada de la Torre Hassan

Se trata de una explanada junto al río donde están las ruinas de una antigua mezquita de origen almohade del siglo XII. Destaca la Torre de Hassan con 44 metros de altura y rodeada de una total de 200 columnas.

Frente a la Torre se encuentra el Mausoleo de Mohamed V - Hassan II, bellamente decorado, donde teólogos pasan día y noche recitando el Corán

Las Murallas Almohades

Las Murallas Almohades de Rabat rodean  parcialmente la ciudad y fueron construidas en el siglo XII cuando los almohades diseñaron la capital. Tiene cinco puertas y en su interior hay una galería de arte moderno.

La Necrópolis de Chellah Sellah

Es una antigua ciudad romana reedificada en el siglo XIII por los almohades como necrópolis. Hay restos romanos como un mercado, un foro, fuentes y el mejor conservado que es el edificio de la curia.

La parte musulmana la forman la necrópolis Merini, restos de la mezquita, la zauia  y la fuente de los cañones. Muchos visitan esta fuente porque en su interior viven anguilas que dicen que tienen el poder de curar la esterilidad.

La zona moderna

Con amplias avenidas y grandes edificios oficiales junto a numerosos edificios modernistas de la época del protectorado francés. Destaca la avenida principal que es la Avenida Mohamed V.

Allí está el Palacio Real del siglo XIX, situado en una gran enorme rodeado de murallas con siete puertas y majestuosos jardines.

La zona más animada y comercial es la Avenida Hassan II.

Compras en Rabat

Para los amantes de las compras, Rabat es un centro productor de artesanía marroquí. Existen numerosas tiendas de artesanía. Son muy famosas las famosas alfombras de Rabat. Pero también merece la pena comprar la cerámica, las telas bordadas, joyas exóticas y los trabajos en hierro blanco. En la ciudad vecina de Sale son famosas sus cerámicas, pero también hay productos de cestería, esteras de junco natural y rafia teñida, mantas de lana, objetos de madera con incrustaciones y tapices.

La mejor zona para ir de compras es la Medina donde hay todo tipo de comercios y tiendas donde ver y adquirir la artesanía de la región.