Chaouen, la Perla Azul de Marruecos

Chaouen, también llamada Chefchaouen o Xaouen, es una pequeña ciudad llena de encanto de unos 40.000 habitantes situada en el noreste de Marruecos, cerca del Mar Mediterráneo y en el corazón del Rif. Es un pueblo muy pintoresco, con calles estrechas, casas de color blanco y azul añil. Por ello se la conoce como La Perla Azul.

Fue pintada por los refugiados judíos que vivían allí en la década de 1930. La belleza de Chaouen se ve reforzada por el contraste de la Medina de colores brillantes y el telón de fondo de las montañas del Rif. Esa belleza y el ambiente relajado y tranquilo de la ciudad que hace que Chaouen sea tan atractiva para los turistas.

Interés turístico

Piérdete por sus callejuelas y admira el blanco de sus casas, que los lugareños pintan varias veces al año para evitar los insectos y para mantener el atractivo del lugar. Pasea por su Medina y descubre la artesanía más bonita de Marruecos. De hecho es el mejor lugar del norte de Marruecos para comprar artesanía.

Es una de las ciudades de Marruecos más visitadas, no sólo por su belleza, sino porque es un destino perfecto para desconectar de todo, alejarse del ruido y descansar en un entorno único. Y además de esa desconexión, tiene una oferta gastronómica exquisita y unos alrededores de ensueño a los que van muchos a amantes de la naturaleza por sus reservas naturales cercanas y sus fabulosas posibilidades para practicar deportes de aventura.

Llegar a Chaouen

A Chaouen se puede llegar en coche vía Ceuta o Tánger. El trayecto es de unas 2 horas aproximadamente. Hay dos rutas: una por el interior que pasa por Tetúan, que es una carretera de peor estado y con más tráfico, pero cuyas vistas merecen la pena: y por la carretera de la costa, que es unos 25 kilómetros más larga, pero que tiene unas vistas espectaculares del litoral del norte de Marruecos.

Hay autobuses frecuentes desde Fez y Tetuán y también de Casablanca, Rabat, Meknes, Tánger y Ceuta que te llevan a Chaouen directamente.

La estación de autobuses  de Chaouen se encuentra a quince minutos a pie de la Medina subiendo por la Avenida Mohammed V. La subida puede llegar a ser muy pesada  porque está un poco empinada, así que lo mejor es tomar un petit taxi para este corto recorrido, pues en los meses más cálidos la cuesta de hace interminable. Siempre hay taxis por la zona.

Qué ver en Chaouen

La Medina es el punto de mayor interés para la mayoría de los visitantes de Chaouen. Paseando por la ciudad, con sus paredes encaladas, es desconectar de todo y alejarte del bullicio de otras ciudades como Marrakech, Rabat y Fez.

La cascada (Ras el Maa) al este de la Medina, es un punto de encuentro para los residentes locales que van a refrescarse, charlar y lavar la ropa. Es un lugar muy pintoresco donde ver la vida cotidiana de Chaouen.

Las ruinas de una antigua mezquita (Jemaa Bouzafar), en una colina detrás de la cascada, tienen unas vistas espectaculares a l Medina y su torre ofrece excelentes vistas de la ciudad.

Lo más atractivo es su Kasbah. Es bastante hermosa desde el exterior, pero no hay mucho que ver dentro. El lugar está muy bien conservado. Ahí está la torre y la prisión, entre otros, que vale la pena una visita, y el patio de color verde, que es un oasis casi ajeno el entorno montañoso.

El cerro del Hotel Atlas es un buen punto panorámico de la ciudad y el valle, sobre todo en los atardeceres. Ver el atardecer desde las alturas puede resultar mágico.

Ras el Maa

la cascada (Ras el Maa) al este de la Medina, es un punto de encuentro para los residentes locales que van a refrescarse, charlar y lavar la ropa. Es un lugar muy pintoresco donde ver la vida cotidiana de Chaouen.

Jemaa Bouzafar

las ruinas de una antigua mezquita (Jemaa Bouzafar), en una colina detrás de la cascada, tienen unas vistas espectaculares a l Medina y su torre ofrece excelentes vistas de la ciudad.

Kasbah

bastante hermosa desde el exterior, pero no hay mucho que ver dentro. El lugar está muy bien conservado. Ahí está la torre y la prisión, entre otros, que vale la pena una visita, y el patio de color verde, que es un oasis casi ajeno el entorno montañoso.

Cerro del Hotel Atlas

es un buen punto panorámico de la ciudad y el valle, sobre todo en los atardeceres. Ver el atardecer desde las alturas puede resultar mágico.

Compras en Chaouen

Chaouen es la ciudad de compras del norte de Marruecos por excelencia. Debes llevar dírhams porque en la mayoría de establecimientos no aceptan euros o no tienen posibilidad de pago con tarjeta de crédito. Para ello recomendamos cambiar en los puertos, los bancos, los mismos hoteles y en las fronteras.

La artesanía en Chaouen es uno de sus principales motores económicos, y ha sido así por la creciente demanda y la presencia de excelentes productores y artesanos.

Para ir de compras la mejor zona es la Medina y en los alrededores de la plaza de Uta el Hammam.

¿Qué puedes comprar? Son famosos los muebles hechos, tallados y pintados a mano. Verás a los artesanos trabajar en las tiendas. También se venden mucho los espejos decorados con miles de motivos y las mesas de metal o madera que tanto se ven en Europa.

También son famosas las alfombras, las mantas y las colchas beréberes de las zonas montañosas del Rif y Atlas. Y por supuesto las chilabas, los kaftanes y todo tipo de textiles hechos por las mujeres de la zona rural.

Un recuerdo muy típico es un plato de cerámica de colores. Pero si quieres llevar un recuerdo que ocupe poco lo mejor es llevar algún jabón o producto de cosmética tradicional como el aceite de argán o la henna.