Erfoud, la Puerta del Desierto del Sáhara

Erfoud es una ciudad situada al sur de Marruecos, en el valle del río Ziz, río que desde las cumbres del Atlas baja al sur, para morir en las arenas del Sahara, formando en su recorrido el palmeral del Tafilalet, rodeado de una amplia Hamada (llanura pedregosa), salpicada de zonas de dunas.

Erfoud es conocido por el nombre de Puerta del Desierto del Sahara, ya que está muy cerca de las dunas de Erg Chebbi.

Interés turístico

Sus alrededores tienen unos espectaculares y áridos paisajes donde se mezclan el verdor de los oasis con el paisaje pedregoso, entre montañas rocosas. Es un paisaje que se asemeja al planeta Marte, y debido a esto, hay un interés en esta zona como lugar investigación científica. Ese ecosistema árido lo ha convertido en escenario de superproducciones de Hollywood como el Príncipe de Persia (2010) o La Momia (1999).

Fue fundada en el Protectorado Francés como fuerte militar. Era una guarnición que se creó para controlar esta región, y de hecho, sus habitantes se enfrentaron al ejército en varias ocasiones. De esta época quedan dos pequeñas fortalezas que dominan la ciudad desde unos cerros, el Borj Este y Borj Sur, desde donde se divisan unas magníficas vistas del palmeral.

Es el centro administrativo de la región de Errachidía y un centro turístico de primer nivel como punto de partida para visitar el desierto, por lo que abundan los hoteles de calidad.

Abundan también bases logísticas como talleres, gasolineras etc., que son necesarias para los vehículos todo terreno que recorren las rutas zarinas.

Llegar a Erfoud

Hay 2 principales carreteras nacionales que llegan a Erfoud. R702 que conecta Erfoud a Jorf, Tinejad, Tinghir y Ouarzazate. Esta ruta entra en el desierto hasta las dunas de Erg Chebbi. Y la N13 que conecta Errachidia hacia Erfoud, Rissani hasta Merzouga al sur.

Las distancias de carretera de Erfoud a otros destinos marroquíes:

  • Erfoud a Merzouga: 55 kilómetros
  • Erfoud a Ouarzazate: 315 kilómetros
  • Erfoud a Tánger: 665 kilómetros
  • Erfoud a Rabat: 590 kilómetros

Si viajas en transporte público hay autobuses que salen hacia Erfoud desde el oeste (a través de Marrakech, Ouarzazate, Boumalne y Tinghir) y al norte (a través de Er Rachidia, Meknes y Fez). Hay rutas todos los días de la compañía Supratours.

Qué ver en Erfoud

Palacio Real

Es el único Palacio Real de Marruecos que hay en el Desierto del Sáhara. Aunque no se puede entrar, merece la pena pasar para admirar su exterior y su puerta iluminada en el atardecer.

Kasbah Maadi

Maadid es el ksar más grande en el sur de Marruecos. Un ksar  o kasbah es un antiguo pueblo fortificado o castillo. Puedes pasear por sus pequeñas calles y visitar los oasis cercanos. Tiene unas altas murallas y una puerta monumental.

Tierra de fósiles

Erfoud es conocida por sus preciosos y únicos fósiles. Hace unos 500 millones de años el desierto del Sahara estaba bajo el agua y de ahí la gran cantidad de fósiles que esconden sus dunas. En las afueras de Erfoud se pueden visitar impresionantes talleres de fósiles y descubrir ejemplares únicos. Podrás encontrar ammonites nautiloides, crinoideos, trilobites, etc. También hay restos de peces, cocodrilos y hasta dinosaurios.

Borj Este

Es la colina que domina Erfoud, donde está el antiguo cuartel militar. Es el lugar perfecto para disfrutar de la puesta del sol sobre Erfoud, admirando el río, la ciudad y rodeado de montañas y dunas. Es un lugar mágico.

Esculturas de Land Art

A unos 25 kilómetros aproximadamente, están estas curiosas esculturas. Las más famosas son La Espiral Aurea, la Escalera Celeste y la Ciudad de Orión. Son esculturas de arte contemporáneo hechas con materiales locales y diseñadas por el alemán Hannsjönrg Voth.

Rissani

Es un importante palmeral en el centro del Tafilalet, a 17 kilómetros al  sur de Erfoud. Es la antigua ciudad de Sijilmassa, que era una de las bases de las antiguas caravanas que atravesaban el Sahara hacia Tombuctú. Es además, el lugar de nacimiento de la actual dinastía Alaoui.

Compras

Erfoud tiene un importante zoco donde junto a los productos alimenticios, hay tiendas de artesanía local donde venden cerámica, alfombras, textiles, mantas y joyas de plata con piedras semipreciosas.

Como hemos comentado, lo típico de la zona son los fósiles, que encontraremos de múltiples variedades y también minerales de calidad. Además, venden una amplia selección de plantas aromáticas y medicinales que podremos encontrar en los herbolarios tradicionales y que son muy usadas en la condimentación de la cocina local.

La fruta local es de gran calidad, pero destacan los exquisitos dátiles locales. De hecho, todos los meses de Octubre se celebra el Festival de los Dátiles, con numerosas manifestaciones llenas de colorido y tradición bereber.